jueves, 29 de diciembre de 2011

Masonería Vocacionada versus Masonería Especulativa


Querido Hermano Fernando, me preguntabas hace unos meses si sabría posicionar la Masonería Vocacionada en relación a las denominadas Masonería Operativa y Masonería Especulativa. Cuestión que he aplazado responder porque necesitaba retomar el planteamiento, una y otra vez, para abordar los esquemas desde distintos ángulos y perspectivas, sin permitirme caer en la metáfora del masón miope y astigmático.

Repito lo dicho en otras ocasiones, esta es una reflexión, que sin ser incuestionable es, por lo menos, digna de ser compartida. Y no contiene ninguna intención de molestar a ningún hermano anclado en una masonería de formación y vivencias mecánicas, donde las metáforas construidas con los símbolos y rituales de los antiguos maestros canteros no consiguen formar parte de sus procesos vitales, de su autoesclarecimiento.

Querido Hermano Fernando, me permitirás repetirme y utilizar de nuevo la división que hace Pedro Álvarez, del Instituto de Investigación sobre Liberalismo, Krausismo y Masonería de la Universidad Pontifica de Comillas en Madrid, cuando establece para la Masonería tres períodos históricos diferenciados entre ellos, a los cuales me he atrevido añadirle, ficticiamente, el de la MASONERIA DE CONVIVENCIA y el de la MASONERIA VOCACIONADA.

Las periodización histórica de la Masonería quedaría, ficticiamente, con esta secuencia:

1.- Masonería Operativa (desde el siglo XIII al XVI).

2.-Masonería de los masones aceptados (siglo XVII y principios del XVIII). Llamadas por otros autores de "transición". Personalmente no creo sea una época de transición, en realidad se va a crear algo nuevo con elementos de una organización gremial que está tocando a su fin.

3.- Masonería Especulativa (desde el 1717 hasta la primera mitad del siglo XXI).

4. Masonería de convivencia, en la misma etapa, de la Masonería Especulativa y la Masonería Vocacionada (primera mitad del siglo XXI).

4.-Masonería Vocacionada (desde la segunda mitad del siglo XXI hasta…).

Como ya resalté en otra reflexión, en cada una de estas etapas históricas deberemos incluir la cosmovisión, la organización social, el nivel técnico, y todas las características del momento en que se da cada masonería. Las cuales determinan que cada masonería sea un fenómeno de cada época, es decir, del contexto histórico al que pertenecen.

Por el momento te avanzaré unas puntualizaciones sobre estas dos nuevas etapas de la Masonería de convivencia y la Masonería Vocacionada.

Para dar más luz empezaré diciendo que la Masonería Operativa, la de los constructores de catedrales, no evolucionó hacia la Masonería Especulativa. Esta segunda no es consecuencia de la primera, ni contiene las razones que llevaron a crear y mantener las organizaciones gremiales operativas, hijas de la Época Medieval. La Masonería Especulativa es hija de otra cosmovisión, de otra época. La Masonería Operativa, al igual que otros gremios, no tuvo continuidad cuando dejó de existir su razón de ser; en este caso, cuando llegó el fin de la construcción de las catedrales. Al mismo tiempo que las revoluciones científicas configuraron un nuevo escenario, el cual condujo a la Ilustración y a las revoluciones industriales.

Quisiera resaltar que el hecho determinante para que se escogiera el martes día 24 de junio, festividad de San Juan Bautista, del año 1717 como la fecha en que empieza la Masonería Especulativa fue que ese día SE CONSTITUYO LA PRIMERA GRAN LOGIA DE INGLATERRA. Las logias continuaban siendo soberanas al igual que en la etapa de la Masonería Operativa, pero integradas en una Obediencia.

¿Cómo imagino estas ficticias etapas de la Masonería de Convivencia y la Masonería Vocacionada?

Es esta ficción, no hablaríamos de una evolución de la Masonería Especulativa hacia la Masonería Vocacionada, sino de un Renacimiento de la Masonería, justificando su sentido y vigencia en lo más esencial de su razón: masones trabajando en su proceso de construcción, desbastando y puliendo su propia piedra bruta a través de las metáforas creadas con los símbolos y rituales adoptados de los antiguos maestros canteros.

En esta ficción de la etapa denominada Masonería Vocacionada las logias continuarán siendo soberanas, al igual que en los otros períodos. Sin embargo, por ser hija de la era de las comunicaciones, se superará el concepto actual de Obediencia como modelo de organización y federación de logias, creándose otros tipos de enlaces y relaciones entre logias. Desapareciendo con las Obediencias los encasillamientos históricos de masonería regular y masonería liberal.

La Masonería como Arte Real se reducirá a los tres primeros grados, los cuales únicamente tendrán valor simbólico, y en los cuales se vivenciarán la simbología y los rituales iniciáticos. Prefiriendo los masones vocacionados, en su proceso de construcción, el fluir suave a la velocidad.

En este Renacimiento de la Masonería, con los masones vocacionados, se superarán los mitos y las leyendas negras y rosas creadas a lo largo de la controvertida historia de la Masonería.

En este nuevo período de la Masonería Vocacionada, nadie, a menos que tenga un interés vocacionado de conocerse a sí mismo será iniciado masón.

Querido Hermano Fernando, como has podido comprobar, la cuestión que me habías planteado me ha llevado a posicionar la Masonería Vocacionada como una nueva etapa , creando una ficción en los períodos historicos de la Masonería.

¿Y vosotros, Queridos Hermanos, como creéis que será el futuro de la Masonería?
 

Sobre como abordar los mitos en los textos masónicos antiguos


Q.·.H.·. Enrique, me preguntas si podría aclarar el significado de mito, y cómo aplicarlo en el contexto de los escritos masónicos antiguos.

Antes de entrar en definiciones etimológicas y conceptuales, te diré que en el contexto de los escritos masónicos antiguos, especialmente los comprendidos entre los siglo X y XV, el término “mito” resulta más enriquecedor si lo abordamos desde la perspectiva que encontramos en la obra “La filosofía presocrática” de Francisco Ferrer, publicado por el Departamento de Historia de la Universidad de Valencia (Universidad de Valencia 1978), cuando en su capítulo “La reflexión mítica en los orígenes de la Filosofía”, dice: “No se puede comenzar la exposición de las primitivas doctrinas filosóficas sin hacer una referencia previa a su punto de unión con el saber mítico….lo específico de la actitud filosófica convive con expresiones y esquemas explicativos de carácter mítico. En estos primeros momentos, el mito y la filosofía están “mezclados”, entendiendo por ello, además la coexistencia citada, la falta de una autoconciencia filosófica clara y la carencia de límites entre ambos”.

Mito, etimológicamente, procede de la palabra griega μῦθος (mythos) que significa relato, fábula, cuento, discurso.

Deberemos distinguir entre Mito y leyenda, al estar esta última basada en sucesos reales transformados por la fantasía popular.

El mito es una respuesta y una explicación, no carente de su construcción racional, a los orígenes y el porqué de la “realidad”. Una explicación, que conlleva implícitamente sus propias justificaciones, creada para dar respuesta a lo que no sé alcanza a comprender de otro modo, por carecer del conocimiento adecuado sobre las mismas. Para todos nos resulta fácil reconocer lo expuesto cuando pensamos en la mitología de los antiguos griegos, en la de algunos pueblos indígenas americanos, o más concretamente en la descripción de la creación del mundo que leemos en el libro del Génesis.

Estos mitos, como tales, perdurarán y convivirán con otras etapas en las que la Filosofía, como amor por la sabiduría, dará lugar a otras corrientes de pensamiento y comprensión de la realidad. No sólo convivirán, ya que muchas de estas nuevas corrientes de pensamiento tendrán su fundamento en estos mitos.

En la lectura de estos textos masónicos antiguos cabe considerar la posibilidad de encontrarnos tanto con mitos, con leyendas, como con leyendas originadas en mitos, incluso cabe descubrir el origen de algunas leyendas masónicas actuales.

Q.·.H.·. Enrique, lo cierto es que la lectura de estos textos antiguos puede convertirse en un gran placer intelectual. Especialmente, si sabemos reconocer en estos mitos y leyendas la poesía y las metáforas que contienen, ya que los mitos y las leyendas, con la herramienta de la metáfora, son una alternativa de explicación frente a la realidad.

Por lo expuesto, no sólo nos resultará interesante realizar una lectura histórica de estos textos masónicos antiguos, como hijos de una realidad social, política y económica, sino también intentar abordarlos desde una nueva lectura, interpretándolos y actualizándolos, con el fin de revisar y abordar a través del lenguaje metafórico el sentido y la vigencia de la Masonería en este siglo XXI.

Q.·.H.·. Enrique ¿no te parece que la formación masónica es apasionante? Pues, imagina el resultado si consigues vincular estas metáforas con tus propias vivencias, llenándolas de contenido.
 

La metáfora del masón miope y astigmático


Os quiero agradecer QQ.·.HH.·. Adrián y Eduardo las dos horas que hemos compartido en ese extraordinario punto de encuentro que es la Plaza de la Virgen de Valencia, disfrutando del agradable sol del invierno, envueltos por la motivadora conversación sobre la evolución de la Fraternidad.

Esta mañana hemos realizado un recorrido, sin orden, a través de la historia y el sentido de la masonería. Dejándonos llevar por la charla, “sine critérium”, allá dónde nos han querido conducir nuestras mentes y emociones. Y en ese fraternal proceso de don y contradón, de reciprocidad e intercambio en el que nos hemos visto envueltos, he visualizado la metáfora del masón miope y astigmático.

Salpicado por el “chirimiri” interno que me ha producido esta imagen he regresado a mi casa sin poder abandonar la metáfora. Y heme aquí, sentado delante del escritorio, con el propósito de construirla con palabras, a fin de compartirla con vosotros.

Como sabéis la miopía y el astigmatismo, sin entrar en su explicación física, son defectos del ojo que modifican la visión normal de los objetos, al no permitir enfocarlos de modo correcto. Objetos lejanos y cercanos, respectivamente. Percibiendo una imagen distorsionada y poco nítida de los mismos. Defectos del ojo que se pueden reducir o corregir con ejercicios, lentes o cirugía adecuada.

En la metáfora del masón miope y astigmático la contrariedad reside en que esa visión distorsionada y poco nítida es reconocida y aceptada, por el masón, como la visión normal de las cosas. Sin sospechar del defecto de percepción con el que intenta enfocar la masonería, y sin la posibilidad de reducir o corregir los defectos de sus ojos al no considerarlos.

QQ.·.HH.·. Adrián y Eduardo ¿no seremos nosotros masones miopes y astigmáticos? ¿Cómo saberlo, si en los masones con este defecto se confunde la deformación con la visión normal? Por lo que se deduce lo tenemos complicado. ¡Dejadme pensar!

¡Sí, ya lo tengo! ¿Y si recurriéramos a esas lentes con las que se intenta reducir o corregir la miopía y el astigmatismo? Es decir, hacer un proceso inverso, probando a ver la realidad masónica a través de esas lentes correctoras. Si el resultado es una visión más clara y nítida, por deducción sabremos que nuestros ojos son miopes y astigmáticos.

Pero, en masonería, cómo se gradúan esas lentes divergentes, tóricas o esferotóricas que permiten a los rayos de luz experimentar distintos grados de refracción cuando inciden en los diferentes puntos de la lente, corrigiendo los defectos de la vista.

Creo que graduar las lentes a través de las cuales ver la masonería es más simple de lo que imaginaba. Estas lentes se gradúan, permitiendo una corrección adecuada, con el sentido y la vigencia de la masonería como proceso de autoconstrucción y esclarecimiento. Un masón si no ha vocacionado su interés por la masonería, si no ha desarrollado su inteligencia emocional, si no ha descubierto el beneficio del Arte Real, difícilmente podrá graduar las lentes necesarias para detectar su miopía y astigmatismo. Sin poder corregir esa visión de la masonería deformada y cimentada en leyendas negras y rosas, en mitos e idolatraciones, sin poder identificar que mucho de lo catalogado, calificado o considerado como masonería no pertenece al ámbito del objeto de la misma.

Aún más, la miopía y el astigmatismo de un masón, tienen su cirugía en ese rayo laser que mágicamente se genera en la vivencia vocacionada del masón hacia su propio autoesclarecimiento.

¿Cuál crees Q.·.H.·. qué es tu grado de miopía y astigmatismo?

 

sábado, 15 de octubre de 2011

Los masones del XVII encuentran su maestría en las Universidades


En la publicación anterior, titulada Masonería Especulativa versus masonería Operativa, me preguntaba por el cómo y el por qué de un grupo de personas, desvinculadas de la construcción de las catedrales e hijos de una de las épocas más brillantes de la historia del pensamiento occidental, que se autodedenominaron como lo que no eran, "masones", y fundando la Gran Logia de Londres en 1717, continuaron trabajando con los rituales y la simbología de los gremios de constructores medievales.

Resulta, como poco, “curioso” que en una época que brilla por su aportación a la humanidad con sus filósofos naturales y científicos del conocimiento, en una época que es innovadora y moderna y por sus trabajos en “Filosofía Experimental”, en una época en que se supera el “Principio de Autoridad” propio de la Escolástica; en una época que los rituales de los gremios medievales no aportaban ningún valor al conocimiento científico, oponiéndose dichos rituales y simbología, por su naturaleza, con la clase de conocimiento que buscaba la “Filosofía Experimental”; resulta, como poco, "curioso" que en esa época naciera la Masonería especulativa. O quizá, después de revisar su historía y su sociedad, no nos resulte tan "curioso", logrando acercarnos a los diversos factores que llevarón a su creación, adoptando la simbología y rutuales de los masones operativos.

Para llegar a la Masonería de Masones Aceptados, etapa intermedia entre la Operativa y la Especulativa, voy a dar un” rodeo”, o quizás no sea tal “rodeo”, ya que no existió una continuidad entre las dos masonerías; pudiendo resultar ese “rodeo” el camino “recto” para comprender mejor la génesis y nacimiento de la Masonería Especulativa.

Centrémonos en el mes de julio de 1717, el día que se reunieron cuatro logias de Londres en la taberna Goose and Gridiron para constituir la Gran Logia de Londres y Westminster.

Los representantes de estas cuatro logias, por haber sobrevivido, o por el impacto que tuvo en sus familias y entorno, sabrían de los desbastadores efectos que 52 años antes había provocado la Gran Plaga de Londres (1665-1666). Esta peste bubónica causó la muerte a 100.000 personas. De lo que no estoy tan seguro es de si sabrían sobre la ignorancia de la Corporación de la Ciudad, en temas de la transmisión de la peste, cuando ordenó el sacrifico de perros y gatos, craso error, ya que los gatos se comían a las ratas, las verdaderas responsables y portadoras de la pulga vector, transmisora de la bacteria “Yersina pestis”, causante de la infección.

El barrio donde se ubicaba la taberna Goose and Gridiron, también había sobrevivió a los efectos de otra catástrofe, que tuvo lugar 51 años antes de la formación de la Gran Logia de Londres y Westminster: El Gran Incendio de Londres (1666). Durante el último año de la Gran Plaga de Londres. Un gran incendio que, en 4 días, de un domingo a un miércoles, además de ayudar a paliar la peste bubónica, quemó 13.200 casas, 87 iglesias parroquiales, la mayoría de los edificios de las autoridades de la ciudad y la catedral medieval de San Pablo.

¿Tendría conocimiento, el Freemason Sir Chirstopher Wren, de la reunión en la taberna Goose and Gridiron? De lo que seguramente no tuvo ocasión fue de ser informado sobre la publicación de las Constituciones de Anderson, al haber fallecido un 23 de febrero de 1723.

Y os preguntaréis, ¿Quién era este Freemason Sir Chirstopher Whren? ¿Qué relación tiene con lo redactado y expuesto?

Sir Christopher Whren, en aquel año 1717, en el que se reunieron los representantes de las cuatro logias de Londres en la taberna Goose and Gridiron, además de haber cumplido muchos años para la expectativa de vida de la época, tenía 85 años en 1717, además de haber gozado de una larga vida, sobreviviendo a la Gran Peste y al Gran Incendio de Londres, había diseñado la nueva Catedral de San Pablo, sobre los restos de la medieval, destruida por las llamas. Esta sería una de las poquísimas catedrales de Inglaterra posterior a la época medieval y la única de estilo Renacentista, inspirándose en la Basílica de San Pedro de Roma.

El Freemason Sir Christopher Whren, aún diseñando catedrales, no tenía el perfil de un constructor, ni de un cantero de la época medieval. Sir Christopher Whren era sobre todo un “científico” y un “arquitecto”. Estudió en el Westminster School y en el Trinity College de Oxford. Fue profesor de astronomía en el Gresham College y en Oxford. Fue reconocido como un brillante científico por Isaac Newton, el cual no era amigo de alagar los oídos.

Su primer proyecto arquitectónico no fue ninguna catedral, sino un teatro. El Teatro Sheldonian en Oxford, continuando con edificios universitarios tanto en Oxford como en Cambridge.

La maestría de Sir Christopher Whren, en temas de arquitectura, no le fue transmitida a través de iniciaciones y simbolismos ocultos, ni a través de los secretos milenarios de los antiguos constructores de catedrales,. La maestría de Sir Christopher Whren, además de los conocimientos sobre el arte de la construcción que pudo adquirir en su logia operativa, fue resultado de la “Formación Universitaria”.
También colaboró este arquitecto en la construcción del Observatorio de Greenwich.

¿Recurriría a secretos milenarios de las antiguas culturas, a mensajes y conocimientos ocultos en las piedras, en la cábala, o en las estrellas, o, como universitario y científico, se basaría en la ciencia especulativa?

Volviendo sobre las preguntas anteriores, os diré que Sir Christopher Whren supo de la reunión en la taberna Goose and Gridiron, y quizás fuera uno de los asistentes, ya que fue el último Gran Maestre Masón de la considerada Masonería Operativa en Inglaterra, abandonando el cargo 15 años antes de la fundación de la Gran Logia de Londres y Westminster.

Por cierto Sir Christopher Whren, también perteneció a otra sociedad, de la que ostento el carfo de presidente entre 1680 y 1683: LA ROYAL SOCIETY OF LONDON FOR IMPROVING NATURAL KNOWLEDGE, la sociedad científica más antigua del Reino Unido y de Europa, fundada en 1660.

¿Verdad que está resultando muy interesante el momento histórico de la Masonería de Masones Aceptados y del nacimiento de la Masonería Especulativa?

Por cierto, si tenéis la oportunidad, podéis visitar la tumba de Sir Chirstopher Whren en la Catedral de San Pablo.

Español...Los historiadores de la masonería no precisan grados masónicos


Muchas gracias por vuestros comentarios y participación.

Efectivamente ya existían logias realizando trabajos “especulativos” antes del martes día 24 de junio de 1917.

Pero, vendréis a convenir conmigo que esta fecha es un “hito”.

Para aclarar conceptos os compararé esta fecha con otra división histórica. Nadie medianamente formado creería que la noche del lunes 28 de mayo de 1453 los habitantes de Europa se fueron a la cama siendo “medievales”, para amanecer el martes día 29 de mayo como “modernos”, y mucho menos los habitantes de Constantinopla, que tal vez ni pudieron dormir la noche del lunes, ya que al día siguiente, su ciudad, Constantinopla, caería en manos de las turcos otomanos.

Pero, sí, este acontecimiento fue utilizado por muchos historiadores, siguiendo la periodización clásica, para marcar el fin de la Edad Media en Europa y el fin del último vestigio del Imperio Romano de Oriente.

Al igual que nadie medianamente formado creería que el lunes día 23 de junio de 1717 los masones operativos, dejando a buen cubierto sus herramientas, se fueron a dormir para despertar el martes 24 de junio, festividad de San Juan Bautista, convertidos en “especulativos”.

Las “periodizaciones” en temas históricos (al igual que en otros campos del conocimiento) son sólo un “consenso”, un “acuerdo” entre “académicos”, basadas en hechos determinantes para la división que se pretende crear. En este caso entre la Masonería Operativa y la Masonería Especulativa.

Respecto a tu comentario de "que todo a su debido tiempo y en su grado", no necesito explicar que los historiadores, los estudiosos y académicos de la masonería, y de la historia en general, no requieren ni precisan de ningún grado masónico para investigar sobre la Fraternidad Universal. Sólo necesitan la formación y preparación correspondiente, acceso a las fuentes y un método de investigación que les permita interpretar y sacar conclusiones.

¿Qué razones habrán tenido estos historiadores para escoger la fecha del martes día 24 de junio del año 1717 como el inicio de la MASONERIA ESPECULATIVA?, ¿por qué no escogieron otro momento anterior si ya habían logias trabajando “especulativamente”?, ¿habrá un interés oculto de favorecer a los ingleses?

Quizá por parte de alguien existiera o exista ese interés en beneficiar históricamente a los ingleses, pero, no; afortunadamente, aún siendo creíbles, podemos prescindir de esas conjeturas. Como he anunciado en un párrafo anterior, las periodizaciones en historia son "consensuadas" y están basadas en hechos determinantes para la división que se pretende crear. En el caso de la división entre la Historia Medieval y la Historia Moderna, no fue la batalla en sí, sino el hecho de lo que significó, es decir, el fin del último vestigio del Imperio Romano de Oriente: Constantinopla.

¿Y cuál fue el hecho determinante para que se escogiera el martes día 24 de junio, festividad de San Juan Bautista, del año 1717 como la fecha en que empieza la Masonería Especulativa? Efectivamente, habéis dado en la diana, no hay otra razón, es esa que estás pensando, no fue la circunstancia de que cuatro logias de Londres se reunieran en la taberna Goose and Gridiron, ni de que fueran inglesas las logias. El hecho determinante es que ese día se produjo algo nuevo en la Masonería: SE CONSTITUYO LA PRIMERA GRAN LOGIA MASONICA DEL MUNDO.

Razón suficiente y significativa para consensuar y acordar el nacimiento de la MASONERIA MODERNA, de la MASONERIA ESPECULATIVA, que sin ser una masonería de constructores de catedrales, van a continuar trabajando con la simbología y los rituales de los antiguos constructores de catedrales, tomándolos en préstamo.
 

domingo, 26 de junio de 2011

Español...Masonería Especulativa versus Masonería Operativa


En esta publicación os presento la división que hace Pedro Álvarez, del Instituto de Investigación sobre Liberalismo, Krausismo y Masonería de la Universidad Pontificia de Comillas en Madrid, cuando establece para la Masonería tres períodos históricos, diferenciados entre ellos:




1.-Masonería Operativa (desde el siglo XIII al XVI).




2.-Masonería de los masones aceptados (siglo XVII y principios del XVIII). Llamadas por otros autores de "transición". Personalmente no creo sea una época de transición, en realidad se va a crear algo nuevo con elementos de una organización gremial que está tocando a su fin.




3.- Masonería Especulativa (desde el 1717 hasta nuestros días).




En esta división del profesor Pedro Álvarez debemos incluir en cada etapa la cosmovisión, la organización social, el nivel técnico, y todas las características del momento en que se da cada masonería. Las cuales determinan que cada masonería sea un fenómeno de cada época, es decir, del contexto histórico al que pertenecen.




La Masonería Operativa, la de los constructores de catedrales, no evoluciona hacia la Masonería Especulativa. Esta segunda no es consecuencia de la primera, ni contiene las razones que llevaron a crear y mantener las organizaciones gremiales operativas, hijas de la Época Medieval.




La Masonería Especulativa es hija de otra cosmovisión, de otra época, la que nace con las revoluciones científicas, especialmente con las denominadas “Revolución Científica Copernicana o Astronómica” y “Revolución Científica del XVII”.




Para situaros os diré que la Revolución Científica Copernicana abarca desde Copérnico en el siglo XVI hasta Isaac Newton a finales del siglo XVII.




En la Revolución Científica del XVII hay un cambio en la forma de abarcar el conocimiento, a través de la “lógica experimental”. De esta revolución forman parte René Descartes, Johannes Kepler, Francis Bacon, Galileo Galilei, entre otros. Esta revolución es rica en polémicas, al debatirse entre empirismo y racionalismo, entre deducción y razonamiento inductivo; esta revolución es rica especialmente al debatirse y superarse el “principio de autoridad” propio de la “escolástica”( la escolástica fue la corriente teológico-filosófica que dominó el pensamiento de la Edad Media, siempre subordinando la razón a la fe: “Philosophia ancilla theologiae”, la filosofía es sierva de la teología).




Estas revoluciones prepararán el camino a la Ilustración del siglo XVIII.




La Masonería Operativa, al igual que otros gremios, no tuvo continuidad cuando dejó de existir su razón de ser; en este caso, cuando llego el fin de la construcción de las catedrales. Al mismo tiempo que las revoluciones científicas configuraron un nuevo escenario, el cual condujo a la Ilustración y a las revoluciones industriales.




Entonces, ¿cómo y por qué un grupo de personas, desvinculadas de la construcción de las catedrales e hijos de una de las épocas más brillantes de la historia del pensamiento occidental, se autodedenominan como lo que no son, "masones", y fundando la Gran Logia de Londres en 1717, continúan trabajando con los rituales y la simbología de los gremios de constructores medievales?




Para contestar a esta pregunta y ver como la nueva Masonería transciende a la de los operativos, tendremos que detenernos en esa etapa de “cruce y encuentros” entre dos mundos y sus conexiones, la etapa denominada: MASONERIA DE MASONES ACEPTADOS.




Otra cuestión será preguntarnos si los masones actuales hemos superado el “principio de autoridad” propio de la “escolástica”, ya que en muchos de nuestros comentarios da la impresión que prevalece la "fe" sobre la "razón".

Español...No somos hijos de los antiguos constructores de catedrales



Q.·.H.·. Hermes, siento desilusionarte respecto a tu comentario, pero, no, no somos hijos de los antiguos constructores de catedrales.



Nosotros los denominados masones actuales no somos la continuidad de aquella asociación de origen medieval, creada y estructurada para regular y mantener el control de su oficio y actividad económica; respondiendo, básicamente, a una necesidad de proteger sus conocimientos, su “mercado” y sus propias situaciones.



Nosotros los denominados masones actuales no construimos catedrales, ni conocemos los materiales, ni las técnicas, ni los procesos, y tampoco los necesitamos para obtener el beneficio de la Masonería del siglo XXI.



Y a pesar de la herencia cultural y el enlace histórico entre la Masonería Operativa y nosotros los masones del siglo XXI, a través de la simbología y rituales, a pesar de ello, no podemos reconocernos históricamente con los gremios medievales, ni con su entorno físico, social, político, cultural, ni siquiera con el espiritual.



Nosotros, los masones actúales, somos hijos de otra Masonería, la Especulativa. Creada cuando, conservando la simbología y los rituales de los antiguos maestros canteros, sustituye la construcción de catedrales por la construcción de la humanidad: TRANSCENDIENDO A LA MASONERIA MEDIEVAL.



A partir de ese momento, del nacimiento de la Masonería Especulativa, tanto los estatutos, como sus grados (aprendiz, compañero y maestro), la duración de cada grado, sus edades, el funcionamiento de los talleres, los salarios, los compromisos, así como sus símbolos y rituales, sólo tienen valor desde su aspecto SIMBÓLICO y FILOSÓFICO. Desde la fuerza que tiene el lenguaje metafórico para modificar nuestras conciencias, para esculpir nuestra propia piedra bruta, y con ello, contribuir a la construcción de la humanidad.



Consecuentemente, y a pesar de las diversas fuentes de las que han bebido tanto la Masonería Operativa como la Especulativa, para conformar su simbología y rituales, tampoco somos hijos de los constructores mesopotámicos, ni de los antiguos egipcios, ni de los grecorromanos.



Más aún, encontrando en las culturas de la antigüedad simbología, ritos iniciáticos y alguna clase de organización semejante a los gremios medievales, ninguna de las masonerías, ni la operativa ni la especulativa, se remonta más allá de la Edad Media y de la Edad Moderna, respectivamente. Por mucho romanticismo que queramos otorgarle a los origenes de la Masonería, no podemos buscar nuestro nacimiento más allá de la Edad Moderna.



Q.·.H.·. Hermes, en verdad, para un “Renacimiento de la Masonería”, los hermanos masones necesitamos conocer la historia de la Fraternidad Universal. No como una simple recopilación o acumulación de símbolos, rituales, hechos, constituciones, masones ilustres, tratados diplomáticos, y mucho menos como una “justificación” de lo que queramos creer o entender como Masonería. Requerimos un conocimiento de la historia de la Masonería en sus conexiones con otros aspectos humanos y sociales, en su evolución y en su controvertida realidad.

jueves, 26 de mayo de 2011

Español...¿Cuánto tiempo demora una solicitud de ingreso en una logia?


Como respuesta a la pregunta que desde Colombia lanzó el profano Bladimir: ¿cuánto tiempo puede demorar el estudio de alguien quien desea afiliarse a una logia?



En mi imperfecta opinión no debería importarte cuánto tiempo suele transcurrir desde que alguien llama profanamente a las puertas de una logia y su iniciación como masón.



En realidad, desconozco la magnitud de ese “tiempo” a medir. Te diré que la morfología de ese “tiempo” dependerá de los motivos e intereses que tengas en ser iniciado como masón.



Si son intereses profanos los que conforman y constituyen tu principal motivación, seguramente buscarás una "vía exprés"; pero, si realmente sientes la necesidad de seguir el mensaje de V.I.T.R.I.O.L. como un camino de autoesclarecimiento y construcción, entonces, no necesitas de calendarios, relojes, husos horarios, ni de ninguna unidad de medida con la que dividir y calcular el tiempo de espera. No los necesitaras ni en el tránsito entre profano e iniciado, ni en el recorrido de tu propio camino masónico, una vez iniciado.



Así, por lo dicho, si tu interés por la masonería obedece a una necesidad de trabajar tu propia piedra bruta, en ese caso, no tienes por qué preocuparte por el tiempo; pero, si deberás tener presente una magnitud a medir: la intensidad con la que estás viviendo ese proceso.



Amigo Bladimir, ¿cuánto tiempo llevas buscando la verdad?, ¿cuánto tiempo has dedicado a tu perfeccionamiento?, ¿qué has hecho para avanzar en ese camino hacia el autoesclarecimiento?



No debe preocuparte "el tiempo que se demora" en ingresar en la masonería, eso, si tiene que ocurrir, vendrá por sí solo. Y, aunque no encontraras, por motivos geográficos o por cualquier inconveniente, una logia en la que trabajar; a pesar de las dificultades que puedas tener, ya estarás recorriendo el camino masónico. Y sintiéndote un masón “sin mandil, estarás recibiendo el beneficio que nos otorga todo proceso vivenciado de necesidad de conocimiento de uno mismo, de introspección y crecimiento personal.



Estimado Bladimir, cuando dejamos de pensar en el tiempo y nos centramos en nuestro propio trabajo de autoconstrucción, damos, a nuestro maestro interno, la posibilidad de manifestarse en cada nuevo estado de conciencia, el cual se nos revelará en un tiempo y en un espacio que los calendarios y relojes al uso son incapaces de medir.



¡Atreveté, Bladimir, a recorrer el camino hacia tu perfeccionamiento y el resto vendrá por añadidura!

jueves, 19 de mayo de 2011

English...Is Freemasonry undergoing a "Renaissance"?


A new wave of interest toward “secret societies” and esotherism has put Masonry on the spot and made it an element of mass consumption.



Unfortunately, objects of mass consumption become very quickly superficial and frivolous elements of pop culture.



Our society feeds on sensationalisms that by its own nature are distorted and very far from reality.



When a new topic catches the interest of our society, it gets passed from news outlet to news outlet, and from person to person in some sort of domino effect, and as it goes down the line the veracity of the information gets degraded becoming no more than gossip.



This phenomena does not contribute any real education, neither does it contain any cultural value.



Some of us Masons, in a so called effort to promote openness to society often get caught in this wave of misinformation by not raising our voice to clarifying what’s been said. This newfound interest for Freemasonry seems to be driven by a morbid curiosity to find secretes that doesn’t even exist. For example, some people believe that we hide some secrets about the Holy Grail in Masonic keystones. A number of people knock at the doors of Freemasonry with the profane intention to try to unveil those “secrets.”



Can we really call this frenzy a “Renaissance” of Freemasonry? Absolutely not!



So, when the real rebirth of Masonry can happen? The answer can be simpler than it seems. To give you a clue, first allow me to introduce the Italian poet and humanist Francesco Petrarca, who was born on July of 1304. Francesco Petrarca used to dream of the age of “enlightenment”, where a “supreme realization of an ideal of perfection” could bring a “renaissance”. His thoughts and work actually had a cultural impact that lead to the transition from the medieval period to a more modern Europe. This new period we call the Renaissance. The Renaissance wasn’t founded on the political, economical, social or military manifestations of the Greco-Latin world, but in its ethical and esthetical ideals of freedom of the individual.



So, once again I ask, when the real rebirth of Masonry can happen?



Our intuition tells us my brothers, after considering how the renaissance came to exist, that the real “Renaissance” of Masonry would only come when we work in the building of our own “spiritual temples” based on ethical and aesthetical values.



That ideal is postulated by speculative masonry, where we subdue our passions, and act upon the square. The adage says, “many want to change the world to make it better, but very few are willing to change themselves.”



The day when we let the Masonic method help us to shape and polish our rough stone, a new man will emerge. The consequence will be that one by one, we as a “Universal Fraternity” will help produce the “Renaissance• of Masonry.



Dear brethren, would you like be part of this Renaissance?



P.S. Translated from Spanish into English by our brother Adán Bautista from Fresno, California.

English...Being a Freemason is a vocational need


Being a Mason is a vocational need or in other words is an undertaking or a calling followed by one’s own desire.



Allow me my brethren to take you by the hand and through my words to a place where the acacia softens the light, and where the truth is engulfed with a serene maturity.



And while we are in this journey, I will try to delight you with some reflections or thoughts that far from being unquestionable are at least worth sharing.



If you are ready, let us then begin the journey.



A great majority of human conduct experts focus their studies and investigations on the reason why some people lose their physical equilibrium to the point of insanity. In reality, the question should be quite the opposite, why is it that we can lose our mental balance to the point that we make up physical illnesses that doesn’t really exist? Or in other words, why do we let personal conflicts affect our wellbeing?



We the human species stand out from the other living creatures thanks to our capacity to think and reason which makes us conscious of our individuality. We know that we exist and we know the reality of our circumstances and environment. However, these same characteristics that make us unique have to coexist all at once with the powerful impulse of our instincts and with our five senses. As a result we have two powerful forces inhabiting our brains and revitalizing the truth that we perceive.



As intelligent beings we are conscious of our transit in time. That’s what we call life, that period between the moment we are born until the moment we die. That is the same period in which we are aware of our self-existence where conflicts, illness, and suffering are all part of living. We live developing strategies to try to keep balance in an unstable environment and within ourselves.



In than constant effort to support and balance ourselves, we try to counter act or even justify our own shortcomings, therefore we need to find mechanisms to make others responsible. We blame or attribute to someone else our faults. We live under the constant need to be accepted by others. We crave prestige, recognition, social status, and power, thinking that it is going to give us peace. Others also live with a dependence on something or somebody to give meaning to their existence, at times giving place to fanaticism.



All these compensatory mechanisms are palliatives that temporarily cure and distract our intelligence while we refuse to take control of our own lives. Hence, our lives lack real direction subjecting us, under our own will, to live in the eternal darkness of night.



We can only be liberated from the eternal darkness of night if we are blessed with the possibility of a new awakening. That awakening will only come if we actively seek the light found by us and within us. It is then that we will transition from one more “homo sapiens” of the millions out there, to the “homo initium” or initiated man. The initiated man finds the answers, orienting and balancing himself when he continually seeks and finds the meaning of the ancient mysteries instead of trying to blame others for his faults and missteps. He leaves behind the darkness and reaches the utopia of illumination.



Methods to reach illumination, we can find from East to West, including ours, Masonry. All these methods have something in common. They offer its adepts the possibility to reach self-illumination. However, none of them can guaranty us success because that is something that depends on us, not the method. Calling ourselves Masons and even attending lodge regularly doesn’t necessarily mean that we are going to accomplish any advancement in our self-enlightening.



We have knocked at the doors of Masonry for different reasons, and once admitted, those same reasons drive our interests as we advance in our Masonic journey. If what drove our interest to join Freemasonry were profane intentions, like trying to use Masonry as a way to compensate our psychological deficits or our middle life crisis, our Masonic work is going to be all we want but not the works of a real “initiated” man. We could become experts in local and universal Masonic history, we could be fluent in our Masonic vocabulary, we could even attain all the degrees and offices of the lodge, but without a genuine and sincere vocation to find the Masonic light we are never going to become that “new and evolved man” that masonry could help us be. We are never going to be able to build our temple.



Be careful not to slip and fall! Plant your feet on the ground. To reach the utopia it’s necessary that our work and steps in Masonry be firm and oriented.



How beautiful it is to be enlightened! How beautiful it is to be that “initiated man” and how beautiful is the journey that takes us there. Let us savor it, let it seduce us as the crystalline and fresh waters of a creek call us with its beautiful sound to drink from it.



Once we arrive, the evergreen acacia is there to receive us. Let its shade refresh us! Let our brotherhood rest under its mystical branches. And before we depart, let me ask this very important question, right here and right now, under the refreshing shade of the acacia, in this the XXI century, does Masonry still have any importance or relevance?



No matter what the answer might be my brethren, let us renew our own interest and our vocation toward Freemasonry. Regardless of the lodge or obedience we belong to, and regardless of our degrees, titles and honors we may hold, let’s revive that first love for Masonry that engulfed us with such passion so that we can receive the light that we asked for when we were still in darkness and that was given to us when we entered the Temple.



We should ask the G.A.O.T.U. to give us wisdom to collectively unite our hearts and spirits, strength to put our vocation at work, and beauty to adorn our initiation work.



*Translated from Spanish into English by our Brother Adán Bautista from Fesno, California.


domingo, 15 de mayo de 2011

Español...Mi tercer aniversario como iniciado masón


Este mes de mayo celebro el tercer aniversario de mi iniciación, y con ello cierro una representación simbólica con un triángulo de tres .·. puntos.

Un recorrido donde he tenido la oportunidad de compartir mis reflexiones con muchos hermanos. Un trayecto de construcción a través del cual he vivido el valor de la Fraternidad a nivel Universal, en el sentido más real de la palabra.

Un camino de autoesclarecimiento, que mi iniciación centró en el Arte Real y en la fraternidad con mis hermanos.

Os diré que hasta mi iniciación, la relación que mantuve con la Masonería fue únicamente, y durante muchos años, de afecto entrañable.

A pesar de haber sido discretamente educado en los valores éticos y morales masónicos, mi interés por la Orden no fue más allá de ese vínculo afectivo.

Por causas familiares, y especialmente por el modo de ganarme la vida, he tenido la oportunidad de convivir con diversas y distintas culturas. Ninguna de ellas me ha sido ajena, todas ellas han constituido el espejo donde he podido reconocer mi naturaleza humana y mi condicionamiento.

Creo que la palabra “condicionamiento” es una gran palabra. Proclama el parentesco de toda la humanidad, tanto en su amor por la verdad como en sus flaquezas y locuras.

Cuando alguien desde su inteligencia emocional descubre su condicionamiento, le cabe la posibilidad de que su mente reaccione y responda a este nuevo estado de conciencia, despertando su necesidad de conocimiento de sí mismo y de introspección.

Una necesidad de conocimiento de sí mismo que le empuja a desarrollarse y liberarse, buscando la verdad a través de su trabajo y con la única herramienta efectiva: “El acto creativo”. Abriendo caminos a recorrer en la dirección y sentido que ha encontrado. Sólo necesita para recorrerlos la “Intención” y la “Voluntad” de hacerlo.

Como os decía, mi relación con la Masonería fue únicamente de afecto entrañable. Hasta que hace algunos años descubrí la posibilidad de recorrer esos caminos siguiendo el mensaje del acróstico V.I.T.R.I.O.L., a través de las metáforas construidas con los símbolos y rituales del “Arte Real”.

Sin embargo, durante bastante tiempo, a causa de los viajes y ausencias que requiere mi profesión, creí incompatible mi modo de ganarme la vida con el deber de un masón de asistir a las Tenidas de su Logia.

Así anduve, abriendo y recorriendo caminos, hasta que al disminuir la frecuencia de mis viajes y la duración de las ausencias, y al tener conocimiento de una Logia de mi ciudad, que sus días de trabajo eran convenientes a mi nueva situación, reconsideré mi deseo de ser “iniciado”.

A pesar de ello, dejé pasar un tiempo de trabajo y reflexión, para valorar la sinceridad de mi decisión. Sobre todo quise discernir, desde la honestidad radical, si lo que buscaba en la Masonería estaba impulsado por mi necesidad de abrir y recorrer esos caminos, o por una huida o mecanismo compensatorio a mi existencia y circunstancias. Quería asegurarme de que no estaba intentando evadirme de mi realidad; sino todo lo contrario, que mi intención de ser “iniciado” obedecía a una necesidad de volver a mí mismo, buscando la verdad y la lucidez: VISITA INTERIORA TERRA RECTIFICANDO INVENIES OCCULTUM.

Después de un año de trabajos y reflexiones asistí a mi primera Tenida Blanca. Dos años transcurrirían desde que reconsideré mi deseo de ser “iniciado” hasta que llamé profanamente a las puertas de la R.·. L.·. en la que fui iniciado.

Vosotros, QQ.·.HH.·. , que habéis pasado por la misma experiencia del rito de iniciación, seréis conscientes del significado personal e intransferible que supone esta especie de regeneración psíquica. De su carácter íntimo y secreto, de su vivencia mística e individual.

En consecuencia, lo que yo pudiera deciros sobre mi “iniciación”, es mío y nunca podrá ser de nadie, a pesar de los vínculos establecidos con ideales y valores compartidos por todos los QQ.·.HH.·..

Aún así, os diré que ese día acudí al Templo sin ideas preconcebidas, sin pretender aparecer de una manera u otra. Me bastaba sólo con la aspiración de construirme a mí mismo, para que en un estado de relajación y disposición total me abandonara, confiado, a lo que bien quisieran regalarme mis sentidos y emociones, durante mi ceremonia de iniciación.

Allí se congregó toda la belleza de imágenes, recuerdos y experiencias vividas, que inopinadamente y sin ser invocadas, de un modo escurridizo pero al mismo tiempo buscando mi encuentro, se manifestaban en cada paso del ritual. Ellas acudieron para prepararme, susurrando los versos del poeta, cuando dice: “de tantas vidas que tuve, de todas estoy ausente,…y soy,…a la vez soy,…aquel hombre que fui". Ellas acudieron a mi encuentro como parte de lo que estaba viviendo: la metáfora de una “muerte” y un “renacimiento”.

“Y a ciegas, ni desnudo ni vestido, por caminos y por sombras, llegué a la puerta iluminada, flanqueada por símbolos fraternales, y al traspasarla encontré un extenso paisaje de infinita bondad serena”.

QQ.·.HH.·., el terreno estaba abonado, la buena tierra labrada para hospedar la semilla. Era inminente un nacimiento y lo que nacía era un masón.

Un masón bañado en los valores éticos y estéticos de la Masonería.

Un masón dispuesto a compartir, con otros hermanos, su necesidad personal de buscar, dar y recibir la luz.

En verdad, QQ.·. HH.·., ¡qué bella es la mística que se desprende de los rituales donde los hombres se sienten hermanados!

Esto sucedió a los 17 días del mes de mayo del año 2008 (e.v.), en el Rito Escocés Antiguo y Aceptado.

Desafortunadamente, mi R.·. L.·. junto a otra R.·. L.·. hermana, ambas en el mismo Oriente y trabajando en el R.E.A.A., atravesaban por unos malos momentos. Consciente de que la vivencia de aquellas difíciles y tensas circunstancias no iba a favorecer mi camino masónico, y ante mi incapacidad de poder colaborar en la mejora de la situación, solicité, al finalizar mi segundo curso masónico, y del modo más amable y prudente, la Plancha de Quite.

Algunos de mis QQ.·. HH.·. me preguntaron por mi decepción, mi desilusión y mi desengaño con la Masonería. Pero, no tuve respuestas. Nada de ello existía en mi ánimo. La conducta y las acciones de mis QQ.·. HH.·. sólo hablaban de ellos mismos, no de la Masonería.

En mí no cabía tal desconsuelo, y mucho menos un “abandono”, porque ya sabía dónde reside la diferencia entre la Masonería y otros tipos de organizaciones. Ya sabía del impacto e intensidad emocional de los símbolos y las metáforas masónicas, capaces de desbastar nuestra propia piedra bruta. Ya intuía dónde se genera el verdadero poder de la Masonería. Ya había comprendido el sentido y la vigencia de la Masonería en este siglo XXI. Ya percibía el “beneficio” del “Arte Real”. Y lo que es más importante, ya había “vocacionado” mi interés por la Masonería, al haber iniciado voluntariamente mi proceso de despertar, siguiendo el mensaje del acróstico V.I.T.R.I.O.L.

Mi “Magníficat” me decía que la gracia capital de la vocación masónica es, que aquel que la posee, “el vocacionado”, vive el ejercicio de esa vocación como su mejor recompensa. Una recompensa mayor y más amada que todos los “pluses”, “primas”, “prebendas” y “sobresueldos” que pudiera alcanzar como consecuencia de pertenecer a una u otra logia, a una u otra obediencia.

Y a día de hoy continúo, en grado de aprendiz, abriendo y recorriendo caminos; viviendo, en Fraternidad, el Ritual y los Trabajos Masónicos.

Que la SABIDURIA visite vuestros espíritus y ensalce vuestros corazones.

P.S. Para celebrareste aniversario de mi .·. , he escogido, con toda su metáfora, el poema Itaca de Kavafis.

Incluyo un video de la composición e interpretación de este poema por Lluís Llach, con textos en castellano y catalán.


miércoles, 27 de abril de 2011

Español....¿Podemos vivir en la ignorancia creyéndonos masones, sin realmente serlo?



He podido apreciar, a través de los comentarios a las últimas publicaciones, un interés por parte de muchos hermanos de un RENACIMIENTO DE LA MASONERIA, siguiendo el mensaje del acróstico V.I.T.R.I.O.L..

También he percibido un cierto desencanto con la realidad actual de las Logias y las Obediencias.

Todos sabemos que aunque no se puede enseñar el despertar, sí se nos puede mostrar el camino, a través del Arte Real.

La mayoría de nosotros comprendemos que el verdadero secreto se nos desvela desde el interior de uno mismo.

No estamos en la Masonería Operativa, consecuentemente la Fuerza, la Sabiduría y la Belleza de la Masonería Especulativa radica en la simbología y en las metáforas del Arte Real, como método de esclarecimiento y autoconstrucción.

Sin esta base no existe Masonería, sólo meras organizaciones con muy escasa diferenciación con cualquier otra asociación o club.

Aunque nos creamos iniciados, aunque gritemos hasta desgallitarnos que formamos parte de la Fraternidad, aunque creamos saber algo o mucho de Masonería, aunque hayamos seguido la formación pertinente a cada grado, aunque pertenezcamos a tal o cual Logia u Obediencia, aunque hayamos tenido toda la repercusión masónica o profana imaginable; mientras no obtengamos el despertar interior, fruto de una experiencia estrictamente personal, viviremos en la ignorancia, creyéndonos masones, cuando en realidad seremos todo lo que queramos, todo lo que imaginemos, todo menos “iniciados” en el camino del Arte Real.

El trabajo iniciático, el autoesclarecimiento y la propia construcción, a través de los símbolos y las metáforas, constituyen la naturaleza del masón. Todo lo demás, sin está vocación, sólo es, como poco, nuestra propia cárcel.

¿No creéis que mucho de lo catalogado, calificado o considerado Masonería, no pertenece al ámbito de la misma?

Hoy más que nunca es posible y necesario un RENACIMIENTO DE LA MASONERIA, a partir de MASONES VOCACIONADOS.

lunes, 25 de abril de 2011

Español...Sobre la pereza del masón como debilidad en dejarse gobernar



Muchos males de la Masonería y de las Logias actuales desaparecerían con la superación de la “pereza como debilidad en dejarnos gobernar” por la inercia o por intereses profanos.

Un renacimiento de la Masonería no es posible sin un cambio fundamental en la composición de nuestras logias.

Un cambio fundamental generado por nuestra propia reeducación.

Sólo en el grado en que nuestras logias dejen de aferrarse al “número” de hermanos y busquen su sentido en la Masonería vocacionada; sólo desde este punto de coordenadas, puede surgir una Masonería fundamentada en los principios y valores masónicos, siguiendo el mensaje del acróstico V.I.T.R.I.O.L., “Muchos queremos cambiar el mundo, que el mundo mejore. Pero pocos estamos dispuestos a empezar por donde únicamente puede empezarse: CAMBIARSE A UNO MISMO.”

La vivencia del masón en Fraternidad, requiere responsabilizarse con la organización de su Logia y de su Obediencia; trabajando por su buen gobierno.

Un renacimiento de la Masonería no es posible sin la participación de los hermanos masones con su Logia y su Obediencia: Superando la “pereza como debilidad en dejarnos gobernar”.

Muchos males de la Masonería y de las Logias actuales desaparecerían con la superación de la “pereza como debilidad en dejarnos gobernar” por la inercia o por intereses profanos.

Español...Sobre el masón formado en patrones y vivencias mecánicas


Para el masón formado en patrones y vivencias mecánicas, los conocimientos adquiridos sobre simbología y rituales sólo tienen una finalidad: acumular lo aprendido durante la formación, sin considerar la necesidad de construir y crear algo nuevo con lo recibido.

Para esta clase de masón, al adquirir sólo conocimientos que pueden conservar de forma académica, la formación y vivencia de los símbolos y rituales no logran formar parte de un proceso vital: el suyo propio.

Por ello, esta clase de masón está incapacitado para vivir el camino iniciático, al no poder experimentar la metáfora de una “muerte” y una “resurrección” durante y después de cada proceso.

En realidad los masones formados en patrones y vivencias mecánicas se inquietan e intranquilizan ante las experiencias iniciáticas y las vivencias masónicas vocacionadas, porque lo desconocido los hace dudar del bagaje con el que han creído haber recorrido un camino masónico; y estas dudas, a modo de choque, sacuden los ficticios cimientos con los que han pretendido construir su propio templo.

Para esta clase de masón no tiene sentido seguir el mensaje del acróstico V.I.T.R.I.O.L. como un camino que le puede llevar hacia el único sitio donde debe ir: a su propio encuentro.

El bagaje de un masón formado en patrones y vivencias mecánicas no contiene la Fuerza, ni la Sabiduría, ni la Belleza adecuada para enriquecerlo y transformarlo; incapacitándolo para vivir el camino iniciático.


sábado, 16 de abril de 2011

Español...El mandil del masón : metáfora de la proactividad


La mayoría de los masones no tenemos dificultad alguna en conceptuar que el camino del masón implica trabajo. Un trabajo de construcción donde los “materiales” y las “herramientas” se nos van revelando como un “don” y como parte de la auténtica “recompensa”, resultado de seguir el mensaje del acróstico V.I.T.R.I.O.L. a través del Arte Real.

La mayoría de los masones hemos interiorizado que sólo a partir de “respuestas personales, proactivas y plenas a la vida” alcanzaremos a evolucionar desde el “homo sapiens sapiens” “el resabut” hasta el “hombre iniciado”, el “HOMO INITIUM”. Orientando y equilibrando nuestras vidas, mientras degradamos nuestras oscuridades en una constante búsqueda de la verdad que tiene su cúspide en la utopía de la “ILUMINACION”.

Todos los masones reconocemos en el “mandil” la simbología del “trabajo”, siendo “el único distintivo que da derecho al masón a entrar en el Templo y a tomar parte en las Tenidas”. Pero, pocos de nosotros son capaces de asimilar profundamente la metáfora del “mandil masónico”, trascendiendo al espacio físico del Templo.

Un masón vocacionado es aquel que ha asimilado, en su lenguaje simbólico y en su pensamiento, la Sabiduría, la Fuerza y la Belleza del “mandil masónico”, vistiéndolo metafóricamente en cualquier lugar donde se encuentre.

Un masón vocacionado es aquel que llenando el símbolo del “mandil” de contenido, lo conecta con sus propias vivencias mientras experimenta el proceso integral de la vida, permitiendo al “Arte Real” manifestarse con toda su potencia y plenitud.

Un masón vocacionado es aquel que vive en la metáfora del “mandil” su trabajo diario de construirse a partir de respuestas personales, proactivas y plenas a la vida: evolucionando hacia el HOMO INITIUM.

El “mandil del masón” es la metáfora de la proactividad, del trabajo de esculpir nuestra propia piedra bruta en cualquier lugar donde nos encontremos.

P.S. Q.·. H.·. Ximo, muchas gracias por invitarme a visitar vuestro Templo y por la oportunidad de haber compartido trabajos con todos los hermanos. Como habrás relacionado, esta reflexión se ha presentado a raíz de la bien construida Plancha que el V.·.M.·. compartió con todos nosotros. T.·.A.·.F.·.