lunes, 8 de octubre de 2012

PRIMERAS PROPUESTAS PARA CONSTITUIR LOGIAS VOCACIONADAS



Desde la publicación en Facebook, de la primera reflexión en que utilicé el término MASONERIA VOCACIONADA, y especialmente, desde la publicación de la reflexión SE BUSCAN SIETE MAESTROS PARA CREAR UNA LOGIA VOCACIONADA, he recibido mensajes de más de 500 hermanos abiertos a formar parte de una LOGIA VOCACIONADA. 


Esto no sólo es una muestra del interés de un posible renacimiento de la masonería, sino también un reflejo del “desencanto” de muchos hermanos con los trabajos de sus logias, donde los símbolos, rituales y valores masónicos solo tienen presencia mecánica, sin una vinculación con el proceso constructivo que representan, donde los mandiles, atributos y joyas significan valores profanos de todos los niveles, y no una simbología de trabajo masónico.

Hasta este mes de mayo fueron mensajes a través de Facebook o de mi correo electrónico, junto con alguna llamada telefónica. Sin embargo, este mes, casualidades, han coincidido dos propuestas de distintos hermanos españoles. Cada propuesta por un lado, sin conexión entre ellas. Una, sin una ciudad determinada, y la otra de unos hermanos del levante. Sumándose a esta casualidad, en uno de mis viajes de trabajo, me he entrevistado con algunos hermanos de una de las propuestas.

Esta entrevista ha sido muy grata y sorprendente. Estos QQ.·.HH.·. no se interesaban por la MASONERIA VOCACIONADA como un rebote frente a la “masonería de vivencia mecánica” de sus logias actuales. Ninguno de estos hermanos habló de su posible “desencanto”. Lo sorprendente fue su esperanza y su interés de vivir su proceso masónico vocacionándolo hacia su propia construcción. Durante el encuentro llegué a preguntarme si esta actitud no sería un síntoma del posible RENACIMIENTO de la masonería.

En todo caso, mi respuesta durante esta reunión fue la misma que he dado a los más de 500 mensajes recibidos. Este renacimiento, este trabajo simbólico de construcción personal debemos vivirlo en nuestras propias logias, desde una sinceridad drástica con los hermanos, con los valores masónicos interiorizados, dando ejemplo. Sin esta actitud con nuestra logias, la empresa de “regenerar” la masonería no podrá contar con el activo masónico necesario para llevarlo cabo.

Es gratificante comprobar que el interés en la MASONERIA VOCACIONADA de parte de los hermanos, no se genera desde el rechazo a sus logias, sino desde la búsqueda de la esencia de la vivencia masónica.