jueves, 17 de junio de 2010

Español...sobre la importancia para un Masón del primer "destello de luz".


En una publicación anterior titulada, “SER” Masón: Una necesidad vocacionada”, hablaba de “un primer destello de luz” que como una “bendición” y un “primer despertar” nos lleva a una “nueva conciencia ampliada”, la cual nos “emplaza” en el camino de la utopía del “autoesclarecimiento”, del “hombre iluminado...”

Sin este “primer despertar” ningún Hermano Masón, por muchos años que llevemos en la Masonería, podremos conseguir captar la esencia y el significado del mayor “beneficio” del “Arte Real”.

Copio textualmente un fragmento de la anterior publicación, “SER Masón: Una necesidad” vocacionada: “Y a raíz de esa bendición, de ese primer destello de luz, mediante “respuestas personales, proactivas y plenas a la vida” (*), alcancemos a evolucionar desde el “homo sapiens sapiens” “el resabut” hasta el “hombre iniciado”, el “homo initium”. Orientando y equilibrando nuestras vidas, mientras degradamos nuestras oscuridades, en una constante búsqueda de la verdad que tiene su cúspide en la utopía de la “ILUMINACION”.

Todos los seres humanos vivimos experiencias que nos producen cambios en los planos vital y psicológico. Experiencias calificables de “iniciáticas”, pero, no es suficiente para hablar del “Hombre Initium”; y, por ello, tampoco del Masón.

Todos los seres humanos pasamos de un modo natural por este tipo de “experiencias iniciáticas”, sin embargo no todos los seres humanos llegamos a percibir ese “primer destello de luz”, esa “gracia”, a partir de la cual nace la “nueva conciencia”, y a partir de ese momento el “bendecido” ya no necesita esperar esas “experiencias” que nos golpean, abatanan y zarandean, para “continuar despertando”. Desde ese instante el “bendecido” se convierte en “vocacionado” al emprender el proceso de despertar voluntariamente. El “bendecido” ya está preparado para un crecimiento interior radical y profundo.

Métodos hay, de oriente a occidente, brindándonos caminos hacia la “ILUMINACION”. Entre ellos, nuestro respetado método masónico: el “ARTE REAL”, a través de sus Rituales y simbología.

Así es, el “bendecido” al emprender “voluntariamente” el proceso de despertar tiene en la Masonería un “Arte” o “método” para trabajar en su utopía, viviéndolo en Fraternidad.

Como la “verdad” es “inseparable de lo que somos”; solo, “desbastando “y “puliendo” nuestra “propia piedra bruta”,la metáfora y la simbología del acróstico V.I.T.R.I.O.L. y, con ellas, toda la simbología y ritualística de la Masonería tendrán su sentido de “SER”.

Cuando califico ese “primer destello de luz” como una “BENDICION”, hablo desde la percepción del “bendecido”, no como una diferenciación entre “bendecidos” y no “bendecidos”, sino como la percepción de un “regalo”. Es decir, el “bendecido” lo percibe pensando: “menos mal que me ha sucedido”, “cómo podía estar tan ciego”….

Hablo como la percepción de una “gracia” que podría haber, o no haber, pasado.

Lo más esperanzador de toda esta publicación es que ese “primer destello de luz”, y con él la “gracia” y la “bendición”, puede llegarnos a través del ejemplo y la intensidad de la “luz” que reflejen otros Maestros Masones, algo así como el efecto de hacer “la ratita” con el espejo de nuestro propio nivel de “autoesclarecimiento”.