viernes, 25 de mayo de 2012

¿Existen los masones sin mandil?



Querido Hermano Juan, ante tu pregunta ¿existen los masones sin mandil?, sin andarme por las ramas ni marearte con disertaciones, te contesto que no, no existen los masones sin mandil. 

Muchos hombres y mujeres tenemos la misma necesidad de búsqueda de la verdad y la iluminación. 

Muchos hombres y mujeres compartimos muchos valores y creencias, y entre ellas la de la mejora de la humanidad a partir de la construcción personal. Muchos hombres y mujeres, voluntariamente hemos decidido tomar las riendas de nuestras vidas, evolucionándolas con nuevas conciencias, a través del auto esclarecimiento. 

Muchos hombres y mujeres vivimos estas experiencias de construcción personal en convivencia con otros hombres y mujeres, formando parte de una sociedad o asociación.

Algunos de estos hombres y mujeres hemos escogido ser masones. El masón es aquel, entre todos estos hombres y mujeres, que decide libremente evolucionar en Fraternidad y a través del lenguaje simbólico adoptado de los antiguos constructores medievales, como metáforas de su proceso de construcción. 

Estos hombres y mujeres vivimos en Fraternidad y a través de las metáforas elaboradas con los símbolos y rituales nuestra búsqueda de la Luz, auto construyéndonos, denominándonos y reconociéndonos entre nosotros como hermanos. 

Querido Hermano Juan, diversos son los métodos, entre ellos el Arte Real, donde podemos buscar el auto esclarecimiento y la iluminación. Pero, sólo en la masonería podemos andar este camino vinculando nuestras vivencias con los símbolos y rituales de los antiguos maestros canteros. 

La expresión “masón sin mandil” es una bella imagen que puede vincular “equivocadamente” a toda persona con “buen corazón” con la masonería, al igual que a un buen masón se le podría vincular “equivocadamente” con otras filosofías, religiones, sociedades o asociaciones, cuando la vinculación “acertada” entre todos estos hombres y mujeres es el compartir algunos valores y la creencia de la propia auto construcción.

Querido Hermano Juan, el “mandil”, para un masón es la metáfora del trabajo con las herramientas simbólicas de los antiguos constructores, sin estas herramientas no existe tal prenda, ni el masón. No, Querido Hermano Juan, a pesar de ser una bella imagen, no existen los masones sin mandil.